Proyecto Starlink de Elon Musk

Starlink es un proyecto de la empresa SpaceX para la creación de una constelación de satélites de internet con el objetivo de brindar un servicio de internet de banda ancha, baja latencia y cobertura mundial a bajo costo. En 2017 se completaron los requisitos regulatorios para lanzar cerca de 12.000 satélites para mediados de la década de 2020. SpaceX también planea vender satélites para uso militar, científico y de exploración. En noviembre de 2018, la empresa recibió la autorización del ente gubernamental estadounidense (FCC) para desplegar 7.518 satélites de banda ancha, que se sumarían a los 4.425 aprobados en marzo del mismo año.

El desarrollo comenzó en 2015, y los primeros prototipos de satélite fueron lanzados el 22 de febrero de 2018. El lanzamiento de los primeros 60 satélites se llevó a cabo el 23 de mayo de 2019, y se espera que el inicio de operaciones comerciales de la constelación empiece en el año 2020. La investigación y desarrollo del proyecto tiene lugar en las instalaciones de SpaceX ubicadas en Redmond, Washington.

El proyecto de Musk contempla que para 2024 sean 42.000 los satélites recorriendo el planeta. A esa altura el fenómeno será mucho mayor. Starlink comenzará a ofrecer internet satelital antes de que acabe 2020, promete Elon Musk.

Hace escasos días, se lanzó el séptimo lote de 60 satélites Starlink. Cifra que supone acumular ya unos 420 en la órbita terrestre. Una cantidad que ya comienza a ser suficiente para las primeras pruebas del internet satelital de Elon Musk.

De esta forma, SpaceX ha pasado de convertirse en el principal observador privado de satélites existentes, superando a su competidor OneWeb, según detalla hatsnew.

Objetivo del proyecto

El objetivo de SpaceX es crear con futuros lanzamientos una constelación de satélites que brinden Internet a velocidades parecidas a las de la banda ancha a todo el planeta.

Los satélites orbitarán entre 340 y 1.150 kilómetros por encima de la superficie de la tierra, mucho más cerca de los 35.400 kilómetros a los que vuelan los satélites que ofrecen actualmente este servicio a una velocidad de conexión más baja que la prevista por Starlink.

Musk calcula que el negocio de Internet puede generarle a su compañía ingresos de 30.000 millones de dólares anuales.

¿Se pueden ver en el cielo?

Los satélites de Elonk Musk solo se pueden ver desde algunas zonas como son Perú, México o España, entre otros. Eso sí, solo serán vistos antes del amanecer o después del atardecer, que es cuando se observarán con mayor nitidez.

Para saber el horario más concreto, el programador James Darpinian ha creado una página web que da acceso a esa información.

Detalles del proyecto

Como suele ser habitual en Elon Musk, CEO de SpaceX, ha revelado detalles del proyecto respondiendo a usuarios en Twitter. Según expresa, la beta privada del internet de Starlink está prevista para dentro de tres meses y en unos seis meses la beta pública. Comenzará con latitudes altas, aunque no se ha especificado qué países entran en estas latitudes altas, sí que comentó el año pasado que parte de Estados Unidos tendrá el servicio, se entiende que la zona norte del país.

¿Y para conectarse al internet satelital de Starlink? El router que tenemos en casa como tal no sirve, requiere de un aparato propio de la marca que le permitirá conectarse a los satélites. Son los llamados ‘Starlink Terminals’ y principios de este año Elon Musk explicó que se trata de pequeños aparatos que sólo habrá que conectar a un enchufe y apuntar hacia el cielo. El aparato por si solo rotará para direccionar al satélite de Starlink más cercano. El aparato requerirá de un movimiento constate para estar apuntando siempre a un satélite de Starlink, será interesante verlo en funcionamiento.

Cambio de Altitud

Un cambio en la altitud orbital para una mejor banda ancha Estos últimos días otro cambio interesante se ha dado en la estrategia de SpaceX con Starlink. Originalmente la red de satélites pidió y obtuvo permiso para operar más de 4.000 satélites a una órbita en altitudes que van desde los 1.100 km a 1.330 km. Ahora han pedido a las autoridades estadounidenses modificar esto para moverse en altitudes que van desde los 540km a los 570km. En principio esto permitirá ofrecer mejor banda ancha de baja latencia.

El internet satelital de Elon Musk tiene un enfoque distinto al internet que estamos acostumbrados a utilizar. Más que velocidad, lo que busca es disponibilidad. Está pensado para poder ofrecer cobertura en zonas rurales o de difícil acceso. El objetivo es conseguir una latencia por debajo de los 20 ms, según comentó Elon Musk.

Problemas con el brillo de los satélites

Los satélites de la red Starlink tienen un problema: brillan mucho. Un tema que lleva preocupando a los astrónomos desde los primeros lanzamientos y ahora Elon Musk ha prometido nuevas medidas para reducir el brillo de sus pequeños satélites y así no entorpecer el trabajo de los astrónomos.